Envío en 24/48h | Contra-Reembolso

#CaptainLuxurious: La historia.

A pesar de la juventud y soledad que le acompañaba, Luxurious navegaba los mares en calidad de marinero. Fueron decenas los barcos en los que trabajó para poder ganarse la vida desde que aquel capitán asesinó a su padre. Pasó largos años en alta mar, sin objetivos ni aspiraciones, únicamente dedicándose a obedecer las órdenes de sus superiores. Eran pocos los días que Luxurious pasaba en tierra, pero cuando lo hacía, se gastaba absolutamente todo lo que tenía.
Entre lo poco que ganaba navegando y algún que otro valioso objeto que solía arrebatar de los camarotes de los capitanes, Luxurious arrasaba en las noches en tierra sin tener mucho en cuenta donde acabaría al día siguiente. Pocos días antes de llegar a Isla Aruba, el navío donde el joven marinero navegaba se hundió en la peor tormenta recordada en el Caribe. Luxurious casi pierde la vida aquella noche, pero la suerte hundió el barco a pocos kilómetros de la Isla.
Algo le hizo mantener las ganas de vivir aquella insoportable rutina, y consiguió nadar hasta la orilla. Aquel episodio le otorgó una nueva vida, donde solamente él sería el capitán. La noche siguiente andaba ya botella en la mano cuando escuchó que el famoso navío The Revenge estaba reclutando gente para una importante conquista. Sin mucho tiempo para pensar y con muchísimo más interés del habitual, Luxurious se alistó en la tripulación capitaneada por Henry Avery, un pirata conocido más allá de los siete mares, conquistador de decenas de islas y temido por todos y cada uno de sus enemigos. Avery dominaba a su tripulación con el látigo de la esclavitud. Ahogado en su poder, arrasaba los territorios como si de un genocidio se tratara. Luxurious tuvo la oportunidad de abandonar la tripulación cada una de las veces que el barco llegaba a tierra, pero algo le mantenía atado a The Revenge.
Tras dos décadas navegando a las órdenes de los demás, Luxurious por fin había entendido que solamente él podía ser el responsable de su vida. Esclavizado durante tres largos años en The RevengeLuxurious sentía que estaba llegando el momento que había estado esperando hacía muchos años. El capitán del navío, Henry Averyhabía asesinado a todos los hombres de confianza que había tenido hasta entonces. Luxurious era el único que había permanecido en el barco durante tres años, y Avery tenía una cierta confianza en él.

The Revenge se embarcaba en un largo viaje de varios meses y Luxurious tardó poco en ganarse a los nuevos tripulantes. Eran hombre sin apenas ganas de vivir. Su máxima motivación era recolectar monedas para gastarlas en prostitutas y alcohol en cada desembarco. Luxurious siempre fue mucho más inteligente que todo su alrededor, y aprovechó el largo viaje para preparar aquello que traía entre manos desde el primer día que subió a The Revenge. Una noche con la mar bastante revuelta, Avery invitó a Luxurious a su camarote para tratar algunas estrategias para desembarcar en unos días en Isla Philliburg. 

Luxurious entró al camarote muy calmado, con la frialdad que le caracterizaba. El capitán se creía invencible ante cualquiera, pero cometió el tremendo error de confiar en el hombre equivocado. El pirata tenía muy medido lo que iba a ocurrir aquella noche en el camarote de Henry Avery. Luxurious no podía disimular el odio en la mirada, y Avery terminó dándose cuenta. El capitán se dirigió a coger su pistola,  pero Luxurious la cogió primero y disparó a la cerradura de la puerta del camarote. La tripulación entró en masa para amordazar y atar a Avery. Luxurious se acercó a dos centrímetros de él y le robó su sombrero de capitán, bordado con un robo y una calavera en el centro. 

The Revenge llegó a Isla Philliburg, donde nació y vivió su infancia Luxurious. El barco atracó cuando el sol ya se estaba asomando. Luxurious permanecía posado al frente del barco como capitán. La tripulación le obedecía ya que les había prometido el reparto del botín que Avery guardaba en un lugar donde solo él y Luxurious conocían.

Llegaron al lugar donde Luxurious quería. Avery reconoció el lugar, y lo entendió todo. Se encontraban en la taberna que había visto crecer a Luxurious y su família, hasta que un joven Avery ahogado en su propio ego desembarcó en Isla Philliburg. Se emborrachó de tal manera que acabó cortándole el cuello al dueño de la taberna y a todos sus hijos, a excepción de uno. Luxurios vivió la escena en primera persona con apenas 9 años, pero consiguió escapar de aquella masacre.

Luxurious lo posó frente a la puerta de la taberna y le cortó el cuello. Luxurious colgó la cabeza de Avery marcada a fuego con el mismo símbolo que su sombrero en la puerta de la taberna.

La venganza de Luxurios fue movida por sentimientos, pero desaparecieron  aquel mismo día. Captain Luxurious se convirtió en un hombre oscuro, movido absolutamente por el ansia de poder. Ni siquiera le interesaba el dinero. Arrasaba las ciudades, asesinaba hombre, mujeres y niños sin sentir ningún tipo de remordimiento. Lo que consiguió con ésta historia fue el temor de todos, algo que siempre le había repugnado de Henry Avery pero que ahora era su gran arma.