Envío en 24h | Contra-Reembolso

#MrGrog: la historia.

Mr. Grog se encontraba en las islas de sur en un estado más allá de lo ebrio para no romper su situación habitual. No tenía nada. Lo había perdido todo en una gran batalla en alta mar contra Theon Debery, un pirata que solía aparecer por sorpresa para arrasar los barcos. Mr. Grog no había tenido nunca demasiada suerte, más bien todo lo contrario. Pensaba a lo grande, pero vivía con lo más básico que te permite sobrevivir. Mr. Grog planeaba grandes conquistas a barcos que incluso eran muy superiores al suyo, con tripulaciones que doblaban la suya. Había llegado a atracar en las islas más ricas del mundo con apenas 30 hombres, convencido de desvalijarlas. Mr. Grog confiaba ciegamente en él mismo, mucho más que en la fortuna o el destino. Él no creía en todo eso. Sabía que para ser grande, había que pensar en grande.

Mr. Grog había sobrevivido a la batalla contra Theon Devery, pero había perdido su barco y a su tripulación. Pasados unos días, ya en Isla Philliburg, se encontraba en una taberna cuando un marinero borracho comenzó a hablar de Isla Golden. Según explicaba la leyenda, años atrás se estrelló el navío más rico del mundo contra un gran peñón de la isla. La tripulación consiguió sobrevivir al completo y rescatar hasta la última pieza de oro del barco, un tesoro que guardaban en una gran cueva en el centro de la isla. El marinero mostró un mapa que había conseguido en uno de sus últimos asaltos en el que se mostraba el camino hasta el supuesto tesoro.. Mr. Grog esperó hasta que el alcohol y el caos se apoderaran de la taberna para robar el mapa y marcharse.

Sin barco ni tripulación, tuvo que convencer a un capitán lo suficientemente valiente y poderoso como para intentar llevar a cabo la hazaña. Mr. Grog no dejaba de escuchar hablar de Captain Luxurious. Mr. Grog era una persona muy inteligente. Sus fracasos le habían llenado de experiencia que otros no tenían, y supo cómo convencer a Luxurious. Mr. Grog le habló de la imposibilidad de conseguir tal tesoro. Captain Luxurious no pudo contener el deseo de conseguir lo que nadie había hecho, y así fue como emprendió el camino.

No tardaron más de un par de semanas en llegar a la isla, pero les quedaba lo peor. Solo acercarse se les vino encima una horrible tormenta que lograron soportar y pudieron llegar a tierra. El agua de la lluvia hizo desaparecer la tinta del pergamino, pero Mr.Grog había memorizado todas y cada una de las indicaciones. Luxurious se veía cada vez más cerca del tesoro y aunque no tenía mucha intención de compartirlo con Mr.Grog le necesitaba para llegar a lo más profundo de la isla.

Llegados a la playa toda la tripulación siguió a Mr.Grog. Caminaron los pasos medidos hasta que llegaron a un punto donde no podían avanzar. Captain Luxurious cargó su ira contra Mr.Grog y ordenó a su tripulación que dieran la vuelta. Irían por donde él creía. Fue un error. Mr.Grog logró avanzar desde el punto donde se habían quedado. Consiguió alzarse hasta la punta más alta de la isla, donde pudo ver lo que estaba ocurriendo al otro lado de un caudaloso río. Los hombres de Luxurious se había topado con la tripulación del navío hundido hacía entonces 29 años. La batalla se reducía a sangre y cuerpos hasta que solo quedó Captain Luxurious. Mr.Grog y Luxurious se encontraron en el centro de una largo puente que unía los dos extremos del río, y enfrentaron sus espadas. Ambos batallaron largos minutos hasta que Captain Luxurious se resbaló en un mal movimiento. Mr. Grog le tenía. Antes de impulsar su espada para atravesar a Luxurious, pronunció en voz alta una frase que había leído en el pergamino, la cual era la explicación a por que los piratas no dejan supervivientes: Dead People do not talk. Nada más terminar la última palabra, el puente se desplomó, y ambos cayeron atravesando el río, y también la piedra.

Cuando abrieron los ojos no lo podían creer. Estaban en la cueva que tanto habían buscado, pero no había absolutamente nada. A lo lejos, apareció una sombra que les dijo que el tesoro no estaba allí. Se habían equivocado. Mientras más se acercaba aquella sombra, más asombrados quedaban con su aspecto. Aquel ser les disparó, pero falló. Mr. Grog y Captain Luxurious se abalanzaron sobre él robándole el arma. En aquel momento, la cueva empezó a temblar. Los dos piratas huyeron llevándose de allí a aquella extraña sombra, convencidos de que sabría donde encontrar el tesoro. En aquel momento, Mr. Grog y Luxurious se dieron cuenta que se iban a necesitar, y aparcaron sus diferencias para mucho más adelante. Ambos llegaron al barco en busca de un nuevo desafío, lo que no sabían era que habían arruinado una vida para siempre.